El Abuso del Sistema (y V)

Cuando comencé la objeción de conciencia frente a los bancos, jamás pensé que tardaría casi un año en cerrar el asunto, ni que necesitaría cinco entradas al blog para explicarlo. Incluso apostatar de la Santa Iglesia Católica fue más fácil que apostatar del Sistema. Hoy he recibido una llamada de la Junta de Andalucía para decirme que ya puedo recoger el cheque con el dinero que me debe.
Hace varios meses me pidió “argumentar fehacientemente el motivo por el cual solicita el pago por cheque”, a lo cual respondí con una larga carta en la que, además de demostrar varios abusos cometidos hacia mí por los bancos, expuse una lista de abusos generalizados; entre ellos el que sigue:
“Los bancos son entidades privadas que abusan de los clientes, arropados como están por las entidades públicas. Como ejemplo baste citar que el banco Santander solo admite ingresos no domiciliados los martes y jueves, de 8’30 a 10’30 h., de los días 10 al 20 de cada mes. Esto ocurre con la venia del Banco de España. Una coacción más evidente que ésta para que todos tengamos una cuenta bancaria solo sería la amenaza de muerte”
(¿habré llegado al corazoncito de la Junta?)

Acabo de leer ¡Indignaos! de Hessel (2010), y encuentro bastantes semejanzas con Desobediencia civil, de Thoreau (1849), a pesar de la diferencia temporal entre ambos. Los dos son panfleteros -tienen muy pocas páginas- y los dos pretenden una sublevación pacífica contra los gobiernos. La diferencia es que Desobediencia Civil no llena páginas explicando el currículo y las glorias de su autor -como muchos blogs, por cierto-. Expresa más claramente el espíritu de Walden que el propio Walden, con la salvedad del amor a la naturaleza:

“Yo vine a este mundo no propiamente a convertirlo en un buen sitio para vivir, sino a vivir en él, ya sea bueno o malo. Una persona no tiene que hacerlo todo, sino algo; y puesto que no puede hacerlo todo, no es necesario que ande haciendo peticiones al gobernador o al legislador más de lo que ellos me las tienen que hacer a mí” (Desobediencia Civil)

…y puesto que una persona tiene que hacer sólo algo, creo que yo ya he pedido la parte que me corresponde al legislador, que ha reconocido por primera vez el DERECHO A LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA FRENTE A LOS BANCOS (Sentencia 375/2011 del Juzgado de lo Social nº 1 de Córdoba).
Sólo cabe esperar que los demás cumplan con la suya.
3 comentarios

Entradas populares de este blog

Gramáticas inútiles. Colores imposibles.

Las granjas WWOOF

Anarquismo emocional y neorreligiones