El Abuso del Sistema (II)



Con esta entrada pongo al día al lector sobre mi demanda al Servicio Estatal de Empleo, continuando la entrada del 23 de febrero. Si la recuerdan, yo me negué a cobrar una prestación por desempleo a través del banco (como a Tarzán, me dan yuyu estas empresas). Su respuesta fue que "el pago mediante el sistema de ingreso en cuenta corriente es el sistema generalizado y común, que constituye la vía y cauce ordinario de las diferentes operaciones y transacciones en la vida cotidiana de cualquier ciudadano." = Es evidente que se pretende conseguir el máximo aborregamiento posible de la sociedad.
Mi contra-respuesta ante esta tomadura de pelo fue una denuncia ante el Juzgado de lo Social, cuyo texto transcribo. Es tan explícito sobre el abuso que sufro (sufrimos) que pone el pelo (que previamente me han tomado) de punta:

El día 2 de febrero solicité una prestación contributiva al Servicio de Empleo Estatal, aportando para ello un número de cuenta del Banco Popular para efectuar los ingresos. Esa prestación se me concedió. El día 16 de febrero cancelé esa cuenta bancaria.

Los motivos de la cancelación fueron los reiterados abusos del banco hacia mí como cliente, tales como cobro de comisiones indebidas, para las que posteriormente necesitaba acudir a dicho banco insistentemente para conseguir la devolución de ese dinero, a lo largo de los tres años que tuve la cuenta.

No me hice cliente de otro banco ya que lo he sido en otras ocasiones, pudiendo comprobar que este maltrato a los usuarios es habitual en todas las entidades.

Por estos motivos solicité el pago de dicha prestación mediante una vía que no me exija contraer una relación contractual con ningún banco, para lo que remití dos escritos al Servicio de Empleo. Ambos fueron desestimados.

A pesar de que comuniqué al Servicio de Empleo que la cuenta bancaria fue cancelada, y a pesar de su respuesta de que se procedía a cursar baja de la prestación hasta aportar nueva cuenta, este Servicio Público me ingresó el dinero, contradiciéndose él mismo. Y lo más inaudito fue que el banco reactivó mi cuenta sin mi permiso para hacer posible ese ingreso, demostrando la falta de respeto que los bancos tienen con sus clientes.

Habiendo agotado la vía administrativa, interpongo demanda ante este Juzgado, acogiéndome al artículo 1254 y siguientes del Código Civil.

Informaré del veredicto a los lectores de este blog:


Continuación... El Abuso del Sistema (III)

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Gramáticas inútiles. Colores imposibles.

Las granjas WWOOF

Anarquismo emocional y neorreligiones