Entradas

Mostrando entradas de 2016

Gramáticas inútiles. Colores imposibles.

Imagen
Si por mala fortuna se derrumbase la catedral de Amiens, en Picardía, el mundillo de la cultura en todo el globo quedaría aturdido. En cambio, el picardo (lengua autóctona de esta región francesa), está clasificado como “seriamente en peligro” por la UNESCO en su Atlas de las lenguas del mundo en peligro (ed. Christopher Moseley, 2010). El centralismo francés y su política de lengua única permite (y quizá fomente) que este patrimonio inmaterial esté a punto de perderse para siempre. Muchos movimientos sociales combaten esta lacra, común a todas las lenguas minoritarias de Europa. El caso del picardo, por ejemplo, tuvo un revulsivo con la película Bienvenue chez les Ch'tis (Dany Boom, 2008), que rescata su dialecto chetimí, y que fue la película francesa más taquillera en Francia.
Pero el hecho de que yo haya clasificado al chetimí como un dialecto del picardo también genera polémica. A este respecto, encuentro el siguiente texto:
Dialecto es un concepto lingüístico, lengua es…

Gringolandia y sus colonias culturales

Imagen
El origen de la serigrafía se pierde en el tiempo. Se inventó hace miles de años en China, y al principio esta técnica solo se usaba para imprimir telas y objetos de uso diario. Es decir, solamente para decorar herramientas funcionales, y no como mera ilustración para disfrute de los sentidos. En Wikipedia se dice que Guy Maccoy fue el primero en emplear esta técnica con fines artísticos, y que realizó sus dos primeras serigrafías en 1932. Sigo investigando, y compruebo que Maccoy es un artistilla de tercera división, nacido en Kansas (que como todos saben, está en Estados Unidos). Sin embargo, en el documental Museos del Mundo (2002), producido por la editorial Planeta-DeAgostini, se habla de una obra del pintor japonés Kagaku Murakami, reconocido dentro y fuera de su país. Es una obra cualquiera del autor, un retrato de Hiyohime en el río Hidaka, de 1919, conservado en el Museo Nacional de Arte Moderno de Tokio. Mi sorpresa fue mayúscula al ver que lo catalogan como “Serigrafía”.
La …