Plante a productos en inglés


Me remontaré a los orígenes de la humanidad, para explicar las razones por las que en Europa no deberíamos comprar productos etiquetados en inglés. En esos orígenes lejanos apareció la cultura. Y casi al mismo tiempo, también las aculturaciones. Hasta hace pocas décadas pensábamos que la cultura era algo exclusivo de los humanos. Sin embargo, otros simios también la poseen. Quizá la primera investigación que lo demostró fue una llevaba a cabo en Java: los orangutanes del norte de la isla duermen sobre las ramas de los árboles; los del sur, duermen en el suelo.

En algún momento de su historia, yo vaticino que los unos, venidos de allende las fronteras, obligarán a los otros a dormir a su manera. Entonces habrá nacido la aculturación orangutana. En sus primeras fases, esa aculturación será mediante la fuerza y la violencia. Más tarde, pasando el tiempo, las armas se sofisticarán. Pero ya no serán armas bélicas, sino otras aparentemente inofensivas. Crearán un american way of life orangutano, y lo impondrán subliminalmente (mediante pelis y sonrisas Colgate). Así, toda Java acabará durmiendo de la misma manera, terminando con la riqueza cultural de la isla.

Nunca antes nuestro mundo-isla estuvo tan interconectado y globalizado. Esto que es tan productivo en economía, resulta un grave peligro para las manifestaciones culturales. La globalización aculturiza.

Lo más evidente, inmediato y permeable de cada cultura es su lengua, y dentro de ella, el léxico. Es la primera línea de murallas que cada grupo humano debería defender. La Europa continental está siendo herida en su patrimonio lingüístico por la lengua inglesa, es decir, aculturizada, osea, invadida sin armas bélicas. Por eso propongo tocar al imperio anglosajón donde más le duele: la money, el cash, sus credit cards… Propongo hacer un plante a los productos etiquetados en inglés (¿Sin azúcar, o Sugar free?). O mejor todavía, ni siquiera entrar a los negocios con carteles en inglés (¿Gimnasio, o Gym?)… Que empiezan por el idioma, y luego terminan diciéndote hasta cómo debes dormir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Símbolos religiosos en edificios públicos

Anarquismo emocional y neorreligiones

Símbolos religiosos en edificios públicos (y II)