Prohibida la entrada a perros (III)

Habiendo pasado el límite legal para contestar al segundo escrito que remití al político pertinente , y sin respuesta del mismo, el asunto llegó hoy al pleno del ayuntamiento. Un concejal de la oposición se interesó por el caso, y le lanzó la pregunta que pueden leer en el texto adjunto. Al verse obligado a responder en sesión pública, el político dijo que es la empresa pública que gestiona la oficina de turismo la que debe contestar a esa cuestión, y que él ya cumplió con su deber al haberme recibido personalmente en su despacho. Siete meses después del incidente, aún no sé por qué motivo un perro no puede entrar a una oficina de turismo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Símbolos religiosos en edificios públicos

Anarquismo emocional y neorreligiones

Símbolos religiosos en edificios públicos (y II)