Arteterapias


Los métodos de terapia psicológica a través de las artes tienen tan buena aceptación, que se han diversificado en especialidades: arteterapia (a través de las artes plásticas), musicoterapia (de la música), dramaterapia (del teatro), etc. En este blog incluso planteé en su momento una solución terapéutica a través de la contemplación estética. La difusión de estos métodos es tan amplia y conocida que no me voy a entretener en comentarlos. El objetivo de este artículo es introducir una nueva variante en las terapias artísticas: la terapia filosófica.

Desde siempre, la solución de los problemas psicológicos estuvo a cargo de psicólogos y psiquiatras, mientras que los problemas filosóficos eran monopolizados por las religiones. En el siglo pasado, el filósofo francés Marc Sautet puso de moda los cafés filosóficos para tratar de ayudar a personas con problemas existenciales. Esto se debió a que en las consultas de psicólogos apreciaron un porcentaje altísimo de pacientes con problemas filosóficos, y no psicológicos. Los movimientos laicistas de la época provocaron que muchas personas que antes se hubiesen dejado asesorar por curas o pastores de la Iglesia, ahora acudiesen a profesionales no religiosos. Pero encontrar sentido a la vida, entender el mundo, y asuntos de esta índole, no son labor de la psicología, sino de la filosofía.

La Estética es una rama de la filosofía, y como tal, propensa también a encontrar significados y soluciones. Su cometido es, entre otros, desentramar la esencia última de las artes y de la sensibilidad humana. Suponiendo que la creatividad y la contemplación de creaciones dan sentido a la existencia, nos encontramos en el arte con un asidero existencial. No en vano, muchas religiones basan su placebo en relatos literarios, ayudándose también de otras artes. La idea no es usar el arte como vehículo hacia un placebo metafísico, sino que el arte sea el fin mismo, el propio placebo.

No hay que convertir la obra de arte en representación ni alegoría de algo metafísico, sino que ésta sea la expresión de nuestros sentimientos humanos. De lo que se trata es de ser feliz en nuestro universo físico-químico, jugando con la tabla de los elementos, con las reacciones químicas y las leyes físicas, que es al fin y al cabo lo que somos las personas y las artes.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Gramáticas inútiles. Colores imposibles.

Anarquismo emocional y neorreligiones

Las granjas WWOOF