Efebocracias


En un momento histórico en el que el paro juvenil de la UE anda por el 23%, y el del Estado español se sitúa en el 55%, habría que hacer una reflexión sobre el papel de los jóvenes a lo largo de la Historia, y de cómo la gerontocracia que prevalece en nuestro siglo es una excepción. Fueron los jóvenes los que cambiaron las reglas de cada período, adaptándose a las nuevas realidades. Si me apuran diré que la civilización existe gracias al arrojo propio de la juventud, pues jóvenes eran la mayoría de los gobernantes en el pasado (ojo, la Historia también está llena de efebos sobrehormonados que detentan un gran poder político y militar, y lo usan para satisfacer sus vendettas amatorias, caso de tantos reyezuelos medievales). Para no hacer muy extenso este artículo pondré solamente el caso de cinco figuras clave de la humanidad, y de cómo lo fueron, siendo apenas unos chavales. No son excepciones, sino que esto era lo habitual:

ALEJANDRO, cuyo nombre se traduce como “el líder de los hombres” empezó a ser leyenda con solo 20 años. Murió a los 33, habiendo extendido la cultura griega hasta el Indo. CARLOMAGNO comenzó el renacimiento cultural de Centroeuropa con 26 años, y terminó con la oscura etapa altomedieval. JUANA DE ARCO fue líder reaccionaria contra la ocupación inglesa a los 17 años. NAPOLEÓN empezó a ser lo que fue, el año que cumplió 30, con un golpe de estado. Por cierto, ese golpe suprimió el Consejo de Ancianos, al que para entrar se habían de tener 40 años. HENRY FORD, por poner un ejemplo que gustará al lector neoliberal, empezó su ascenso personal con 33 años con la invención de un cuadriciclo autopropulsado, trabajando para una empresa de máquinas.

El desperdicio de la vitalidad propia de los jóvenes pasará factura a la UE, o quizá no, porque esa juventud ya esté creando una Europa alternativa en las plazas, al margen de la oficial. Thomas Jefferson decía que cada generación debía adaptar la Constitución a sus nuevas necesidades. Incluso daba un plazo: cada veinte años. Por cierto, fue el principal autor de la Declaración de Independencia de Estados Unidos con solo 33 años.

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Gramáticas inútiles. Colores imposibles.

Anarquismo emocional y neorreligiones

Las granjas WWOOF