Método para dejar tu Banco (sin recaídas)



Hay métodos para dejar de fumar, métodos para superar fobias, métodos para perder kilos... pero este blog ofrece el primer método para desengancharte de tu banco. Lo peor, como en todo vicio malsano, no es dejarlo, sino mantenerse. Pero hay soluciones caseras que hacen llevaderas las situaciones cotidianas:

Cómo solicitar la devolución en la Declaración de la Renta (sin cuenta bancaria)
Es probable que Hacienda os exija tener una cuenta bancaria para haceros la devolución de la declaración de la renta, como me ha pasado a mí. Pero hay una manera de obligar a la administración a ingresarnos ese dinero en ventanilla. Debemos hacer la declaración con el programa PADRE y entregarla en registro de Hacienda, pidiendo en ese momento el reembolso del dinero mediante cheque (esto si sale a devolver, nada extraño en el caso de estar desempleado). Solo si se hace la declaración por vía telemática, la inclusión de cuenta bancaria es obligatoria.
No fue fácil dar con esta solución, teniendo incluso que aguantar, primero el sarcasmo y después el enfado, del empleado público al que comuniqué que no tenía cuenta bancaria, ni intención de tenerla.
1 comentario

Entradas populares de este blog

Gramáticas inútiles. Colores imposibles.

Las granjas WWOOF

Anarquismo emocional y neorreligiones