El remedio está en la caca

La entrada de hoy funciona a modo de epílogo de la entrada del 4 de enero de 2009. Aquel día comenté el caso de unos policías que a punto estuvieron de matar a unos perros inocentes, para darle acción a la tediosa rutina de una desencantada vida de policía pueblerina. Pues bien, un desencantado con placa y pistola de la Puebla de Don Fadrique (Granada) apuntó y mató a un perro, cuando solamente tenía orden de capturarlo (leer noticia aquí).
A pesar de lo dicho, comento este hecho por ser una buena noticia, ya que independientemente de la condena, al policía se le ha enjuiciado por ello, lo que supone un pasito más hacia la total respetabilidad de los derechos animales, increíble haría tan solo una decena de años.

En 2010 el cine español nos ha brindado una película excepcional por extraña, ya que preconiza el respeto a los animales y el medio ambiente. Se trata de Entrelobos (Gerardo Olivares). En la línea de la mítica película El Oso (Jean-Jacques Annaud, 1988), nos cuenta una historia con poco reparto de actores, escaso diálogo, y muchos planos de animales y paisajes de Sierra Morena. La vida en estrecho vínculo con la naturaleza y un respeto absoluto por toda forma de vida es el mensaje último.

Ayer murió mi perrita Nora. He observado la muerte de algunos animales, y sería interesante saber la respuesta al porqué muchos se alejan de su lecho -su madriguera en tal caso- para morir. ¿Es el mismo instinto que desde muy pequeños les lleva a defecar u orinar fuera del lecho? ¿Lo hacen quizá como una entrega inconsciente de su cuerpo para provecho orgánico? Es lamentable cómo nuestra aportación a la naturaleza, con el paso de las décadas, va siendo mucho menor que nuestro beneficio, jugando a un peligroso desequilibrio poco sostenible por el planeta. En países nórdicos y anglosajones existen opciones legales para los que deseen ser transformados en compost tras su muerte. Sin embargo, en el estado español está prohibido inhumar cadáveres sin ataúd, permaneciendo así fuera del ciclo natural, y pudriéndose dentro de un nicho. En España, en la época que recrea Entrelobos -años 50-, existían las privadas -privás-, que eran los inodoros de las casas, de donde se sacaban los excrementos humanos para abonar los campos. ¿Qué ha pasado para que no continúe esta práctica? ¿Qué necesidad tenemos hoy de fabricar abonos sintéticos con 7000 millones de personas cagando diariamente?


Extracto de Platero y yo :


"Yo sé que, a la caída de la tarde, cuando, entre las oropéndolas y los azahares, llego, lento y pensativo, por el naranjal solitario, al pino que arrulla tu muerte, tú, Platero (Nora), feliz en tu prado de rosas eternas, me verás detenerme ante los lirios amarillos que ha brotado tu descompuesto corazón."

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Gramáticas inútiles. Colores imposibles.

Las granjas WWOOF

Anarquismo emocional y neorreligiones