Presentación del blog


Esta primera entrada del blog que con ella nace reflexiona sobre el hecho político, una constante en la obra de Thoreau. Su manifiesto Civil Disobedience, discurso que influyó a Gandhi, se abre con el célebre aforismo de "el mejor gobierno es el que tiene que gobernar menos". En realidad viene a decir lo mismo que Aristóteles cuando afirmaba que "una ciudad de amigos no necesita leyes".
El síntoma de una sociedad que enferma es el incremento de leyes para regular hasta el último cobijo de nuestras vidas. Este año que termina se han dado en España peligrosos pasos en este sentido, con un acercamiento de los poderes públicos a las vidas privadas de los ciudadanos que a mí no me augura nada positivo.



Pondré algunos ejemplos:
- Un abuelo multado por darle cachetes a su nieto, a la salida del colegio.
- Multado por hablar por teléfono mientras circulaba en bicicleta.
- Multada una señora por dar de comer a un gato callejero.

Los tópicos y los sociólogos suelen situar a los españoles entre las sociedades dionisíacas del planeta, en contraposición con las sociedades apolíneas o racionalistas (donde el pathos humano anda un poco robotizado), como los pueblos del norte de Europa o Japón. A pesar de ello, España cuenta con un número muy superior de leyes a, por ejemplo, Alemania.
Quizá estas poblaciones racionalistas no necesiten leyes externas, del gobierno, sino que cada cual sabe estimar el límite de sus acciones. O puede ser también que las leyes españolas estén cayendo en un peligroso descrédito ante los muchos ejemplos de ambigüedad, incumplimiento, corrupción o contradicción del propio gobierno, y constantemente haya que arreglar leyes absurdas con otras aún más absurdas. La matemática política se complica enormemente cuando las fórmulas son ambiguas, o cuando el resultado para una misma ecuación varía dependiendo del sujeto de la oración.

Este blog tratará de poner en evidencia las edulcoradas contradicciones con las que todos los días nos regalan el oído los grandes grupos de poder (Iglesia católica, gobiernos, filantrópicas y no lucrativas empresas...)
 
Si desean escribir algún comentario a mis opiniones, pueden hacerlo... están en su casa.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Gramáticas inútiles. Colores imposibles.

Anarquismo emocional y neorreligiones

Las granjas WWOOF